Factores que influyen en la seguridad relacionada con el uso de medicamentos en centros sociosanitarios o residenciales: una revisión sistemática

A pesar de que es sabido que uno de los principales problemas de seguridad en el medio sociosanitario o residencial es el relacionado con el empleo de los medicamentos, las medidas para garantizar la seguridad del paciente están mucho menos desarrolladas que en el medio hospitalario o que en cualquier otro entorno estrictamente sanitario. No obstante, los aspectos relacionados con la seguridad clínica, deberían ser un objetivo primordial en estos centros.

En general, no existen demasiados estudios realizados en centros sociosanitarios o residenciales y eso hace que en ocasiones, aunque podamos intuir cuáles son los problemas en los que hay que poner el foco, trabajemos a ciegas. Una adecuada gestión de riesgos exige, en primer lugar, identificarlos y analizarlos, para poder poner en marcha prácticas seguras adecuadas al contexto.

Un artículo publicado en 2017 puede ayudarnos a poner luz sobre este asunto. Los autores se proponen identificar los factores que influyen en la seguridad relacionada con el uso de los medicamentos en centros sociosanitarios, determinar la incidencia de incidentes de seguridad relacionados con los medicamentos y describir los más frecuentes en este medio.

Los problemas relacionados con el uso de los medicamentos que pueden acontecer en las residencias, como en cualquier ámbito asistencial, se clasifican en función de que sean o no evitables y de que ocasionen o no daño al paciente. Los eventos adversos (EA) —aquellos que ocasionan daño— evitables se denominan errores de medicación (EM), mientras que los no evitables se conocen como reacciones adversas a los medicamentos (RAM), aunque la normativa española denomina también RAM a los errores de medicación con daño.

SEIPS modelLos autores se basan en un modelo preestablecido, desarrollado en el año 2006, que ayuda a explicar los efectos del sistema de trabajo y de los procesos en un entorno sanitario: el modelo SEIPS (Systems Engineering Initiative for Patient Safety). Este modelo ha sido empleado para realizar estudios en diferentes entornos sanitarios. Para el análisis de la situación, considera los cinco dominios siguientes: personas (pacientes y profesionales), organización, herramientas y tecnología, actividades y entorno.

Realizaron una búsqueda de los estudios publicados entre los años 1985 y 2016 y seleccionaron aquellos que valorasen algunos de los problemas descritos anteriormente (EA, potencial EA, EM y RAM) y que contemplasen alguno de los dominios del modelo SEIPS. Finalmente, en la revisión sistemática se incluyeron 60 estudios realizados en 9 países diferentes de Norteamérica, Europa y un estudio taiwanés.

La incidencia de EA originados por la medicación en los estudios analizados osciló entre 1,89 y 10,8 por cada 100 residentes-mes. Los más frecuentes fueron el sangrado, los eventos tromboembólicos, la hipoglucemia, las caídas y el estreñimiento.

En cuanto al primer dominio, el de las personas, los investigadores encontraron que determinadas características de los pacientes, como la edad, el número y tipo de medicamentos que conforman su tratamiento y el número y tipo de comorbilidades que presentan, influyen en la incidencia de los EA, RAM y EM con daño. Los medicamentos más frecuentemente implicados en un EA fueron los psicofármacos, los anticoagulantes, los antidiabéticos, los opioides, los antibióticos y los antihipertensivos. Los déficits formativo y de capacitación del personal de los centros en aspectos relacionados con los medicamentos guardaron relación con la incidencia de errores de administración.

Los factores relacionados con la organización, como la colaboración multidisciplinar de los profesionales, la disponibilidad de médico y de farmacéutico y el ratio de personal por paciente se consideraron determinantes en la prevención de los EM en este ámbito. También se refiere que en muchos de estos centros prevalecía una cultura de la culpa en lo que respecta a los errores, lo que no favorece la notificación de los mismos y la consiguiente puesta en marcha de planes de mejora de la seguridad del paciente.

Diferentes tipos de herramientas y tecnologías —como los sistemas de administración ligados a la identificación mediante códigos de barras, herramientas de trigger tool para la detección de EA y el empleo de criterios de medicación potencialmente inapropiada— pueden ayudar a identificar y minimizar los EA. También se encontró que el empleo de entornos electrónicos de prescripción, dispensación y administración y la disponibilidad de sistemas informáticos para la notificación de EM incrementaban la seguridad del paciente.

Las actividades implicadas en el sistema de utilización de medicamentos son la prescripción, la dispensación, la administración, el registro y el seguimiento del tratamiento. La carga de trabajo y la escasez de tiempo para las actividades impactan negativamente en el desempeño de las actividades por parte de los profesionales de los centros y, por consiguiente, en la seguridad. Los EM más frecuentes se cometieron en la identificación del medicamento, en la dosis, en la posología, en la duración del tratamiento, en la vía de administración, en la identificación del paciente, en omisiones de dosis, en ausencia de registros, en la administración de medicamentos contraindicados o en situaciones de alergia y en la falta de seguimiento del tratamiento por parte de los profesionales. Los errores de administración fueron los más frecuentes.

Por último, ciertos factores relacionados con las características del entorno, como las distracciones del personal y las interrupciones, influyeron negativamente en la seguridad.

Los resultados de este estudio nos pueden orientar en cuáles son las actividades y prácticas que más pueden contribuir a un uso seguro de los medicamentos en los centros sociosanitarios. De todos modos, la “receta mágica” es la misma que en cualquier otro ámbito: liderazgo por parte de la organización y de los equipos directivos, creación de cultura de seguridad, implicación de los profesionales y trabajo en equipo, formación y disponibilidad de recursos. Difícil, pero no imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s